Make your own free website on Tripod.com
Interviene Eustaquio Méndez

En este último lugar se le reunió Moto Méndez con sus jinetes.

La fama del caudillo no era desconocida para La Madrid, quién lo recibió con grandes muestras de consideración y aprecio. Inmediatamente le confió la misión de guiar la marcha limpiando de obstáculos y sorpresas el camino.

Fotografía de Moto Méndez Méndez desplegó a sus montoneros, cubriendo extensa área como patrulleros de avanzada. Cumpliendo instrucciones del caudillo, apresaron a todas las personas que encontraron en su camino: hombres, mujeres y niños. El astuto Moto anuló así toda posibilidad de que el enemigo se informara de la aproximación del ejército patriota.

Tarija estaba guarnecida por fuertes unidades; entre otras los "Granaderos del Cuzco", cuyo jefe era Mateo Ramírez, a la vez Gobernador de la Provincia.

Los puntos de acceso a la ciudad se hallaban fortificados y en los alrededores de la plaza se levantaban trincheras; eran las precauciones defensivas que tomó el General La Serna cuando fue sitiado por Méndez y sus montoneros. Además, en el Valle de Concepción, se encontraba el entonces Comandante don Andrés de Santa Cruz, al mando de 80 jinetes y un piquete de infantería. Este jefe, luchó más tarde en las filas patriotas. Fue Presidente de la República de Bolivia y tuvo una destacada actuación en la política sudamericana.

Como se vé, la Villa estaba fuertemente defendida y en condiciones de resistir y repeler victoriosamente cualquier ataque.

La Madrid, informado por las patrullas de Méndez de que en Concepción acantonaba una importante unidad, desvió su camino hacia la derecha, penetrando por un punto intermedio entre aquel villorrio y Tarija. El 14 de abril avistó la ciudad, a la que amagó por el Este. Anoticiado Ramírez de la aproximación de tropas, supuso que se trataba de alguna fracción de los caudillos y salió a su encuentro. Se dice que al arengar a su gente exclamó:

"Vamos a desparpajar a esos gauchos".

Posiblemente llevó consigo sólo una parte de sus efectivos. Cuando los patriotas descendían por Tablada, avistaron al enemigo que había cruzado el río. Inmediatamente el Teniente Coronel La Madrid, ordenó el despliegue de su infantería y montó sus cañones, en tanto los jinetes de Méndez se aprestaban para realizar un moviendo envolvente. El jefe realista retrocedió con la mayor rapidez posible hasta ocupar las trincheras de la ciudad. Méndez cargó con singular denuedo produciendo muchas bajas y tomando los primeros prisioneros. La Madrid se internó por el Barrio de San Roque ocupando toda la parte alta de la Villa hasta la Loma de San Juan. La Capilla del mismo nombre le sirvió más tarde como puesto de Comando.

Nuestros guerrilleros se desplegaron rodeando la ciudad; ocuparon con patrullas todas las salidas y puntos de acceso, controlando, además, Concepción para evitar el auxilio de las tropas acantonadas allí.

La Madrid intima rendición

Después de disparar sus cañones sobre la Villa, envió un emisario a Ramírez con el pliego cuyo texto es el siguiente:

"Si en el término de media hora, no se rinde usted a discreción, con la división de su mando, tanto Ud., como élla serán pasados a cuchillo.- Dios guarde a Ud., muchos años.- Puerta del Gallinazo. Abril 14 de 1817.- Gregorio Aráoz de La Madrid"

Los términos de la intimación no debe sorprendernos. La Madrid era un jefe de valor temerario, y sus actitudes, decididas y arrogantes siempre, traducían los rasgos de su temperamento. Ramírez remitió con el mismo emisario esta respuesta:

"He recibido su oficio de Ud., en el que se me impone pena de ser pasado a degüello con la guarnición de mi mando, si en el término de media hora no me entrego a discreción. Los oficiales de honor sólo por tirar cuatro tiros no se entregan a discreción; lo haré sólo cuando me queden veinte hombres, y éstos sin municiones útiles para batirse - Dios guarde a Ud. muchos años - Tarija, abril 14 de 1817.- El Gobernador de esta plaza. Mateo Ramírez".

La altivez de la respuesta fue desmentida poco después por la actitud sumisa del mismo que la firmó.

Algunos historiadores sostienen que el Comandante Andrés de Santa Cruz se encontraba este día en Concepción y que al escuchar los disparos de los cañones, condujo a sus soldados hacia Tarija. Esto no es evidente, pues el mismo La Madrid, en sus MEMORIAS deja claramente establecido que aquel militar, tal vez por motivos de servicio, se hallaba en esta ciudad. En honor de la verdad debemos anotar que Santa Cruz trató porfiadamente de incorporarse a su base, pero, ya lo dijimos: los montoneros controlaban todas las salidas.

El Combate Antecedentes